La gamificación es una técnica ya implantada en las universidades y que pone en práctica el uso de metodologías, técnicas y mecánicas de juego en entornos no lúdicos. Esta tendencia surge como respuesta a las demandas de los alumnos, pues la revolución digital está generando un perfil de alumno 3.0.

Y ¿qué es el alumno 3.0?

Es aquel que ha nacido con los medios digitales a su alcance, lo que repercute en la facilidad y accesibilidad de recursos, adaptabilidad, sociabilidad y desarrollo multitarea en las personas.  Este es el motivo de que la gamificación haya entrado en muchas aulas de universidades.

Pues la gamificación permite en loas alumnos desarrollar un trabajo en equipo que amplíe sus conocimientos, supere los retos y obtengan recompensas por el trabajo realizado.

Las nuevas generaciones de alumnos necesitan de la motivación para generar una predisposición al aprendizaje y el sistema de juego la proporciona a través de tres vías. La primera es el reto que genera en los alumnos la necesidad de estar preparados intelectualmente y por tanto busca obtener el conocimiento por iniciativa propia. La segunda vía es la del reconocimiento. Ganar el juego con tu equipo frente al resto de la clase aumenta la motivación y fomenta el trabajo en grupo. Por último, la recompensa por haber ganado el juego también es una fuente de motivación, que además mantendrá el interés y las ganas de saber más en cada alumno.

Si te ha gustado este artículo también te gustará saber los objetivos de la gamificación en los alumnos, todo un nuevo mundo de aprendizaje y cooperación.