¡Comienza la cuenta atrás! Días de estrés, nervios, horas sentados frente una pantalla, rodeado de libros y notas. Esto suele ocurrir cuando se produce la recta final a la presentación de un TFG o TFM.

Aunque hayas estado trabajando durante meses, es cierto que vas mas tranquilo y piensas que lo tienes controlado hasta que la fecha de presentación lo tienes encima. Para que no te ocurra, estos momentos de estrés y de gestionar un trabajo tan grande en poco tiempo, lo mejor es controlar el tiempo de tu TFG o TFM de forma que todo lo tengas preparado para el día final. Así que, toma nota, respira tranquilo y lee este post que te vendrá genial para gestionar el procedimiento de tu trabajo.

Todos hemos sufrido esa etapa de estar perdidos, de no saber cómo empezar y de dejar que el tiempo pase para “aclarar” nuestras ideas. Sin embargo, esta no es la solución, no debes bloquearte ni desesperarte. Aquí te damos unos consejos que puedes llevara a cabo y que te ayudarán a conseguir tus objetivos y no estar agobiado cuando llegue el momento de la entrega de tu TFG o TFM:

  • Márcate un horario fijo para trabajar cada día con tu proyecto. Con que dediques solo dos horas de trabajo es suficiente.
  • Cuenta los días que te quedan para la entrega y presentación y organiza el trabajo que vas a realizar cada día.
  • Crea tus esquemas y puntos base, es una buena forma de visualizar el proyecto y tener claras las ideas principales. Si tienes un esquema de tu proyecto, a partir de ahí es ir redactando cada idea de forma que todo al conjunto siga un mismo contexto.
  • Elimina de tu alrededor todo tipo de distracciones, como móviles tablets, objetos de tu alrededor… Que te hagan entretenerte y pierdas tiempo. Planea tus descansos y cuando te pongas con el trabajo mantente concretado con los cinco sentidos.
  • Tú conoces tus límites, por lo que tómate los respiros y descansos que consideras que necesitas para gestionar bien el trabajo. Es bueno hacer pequeños descansos cada 30 minutos, bebe agua o come algo y a seguir.
  • Por último, duerme y descansa bien, tu cuerpo y mente lo agradecerán. Dicho por los médicos, dormir bien ayuda a estar más activos y positivos durante el día, de forma que aumentará tu capacidad de trabajo.